domingo, 20 de agosto de 2017

Jardín del Museo Evaristo Valle



La Fundación del Museo Evaristo Valle tiene abierta su sede al público en el barrio de Somió de Gijón. Es una visita que recomiendo siempre. Aunque sea muy cerquina del centro, no es un ambiente urbano y es estupendo para pasar una mañana o una tarde muy completa. Los martes es gratis, el resto de la semana tiene una tarifa bastante buena para la calidad de lo expuesto.

La Fundación gestiona la herencia del artista Evaristo Valle (1.873/ 1.951) en la que fue la casa y el jardín de su sobrina María. Dentro de ella, encontraras la obra del pintor, sus colecciones (su padre coleccionaba conchas), su historia y la de su familia.

 La entrada se realiza por un edificio moderno donde se encuentra la recepción recepción y la sala de exposiciones temporales. Se realizan exposiciones de forma temporal de diversas técnicas (escultura, fotografía, pintura, etc) en esa sala interior y el jardín.

Además, durante el año confeccionan una agenda bastante activa. se realizan conferencias, visitas escolares, ciclos musicales, firmas de libros, etc. La biblioteca y el archivo se mantienen consultables. Y la Fundación ha sacado a la luz más de 120 publicaciones.

Hoy, vamos a centrarnos en la zona exterior: el jardín.

Tiene su origen en lo que fue una zona agrícola del extrarradio de Gijón. La parcela de 16.000 m2 fue comprada y transformada en jardín originariamente en 1.865 por William Perlington Mc Alister, vicecónsul de Inglaterra en Gijón. Posteriormente en 1.914, pasaría a José María Rodríguez, marido de la fundadora del museo.

El jardín es una mezcla de jardín francés e inglés, donde destacan sus árboles muchos centenarios.

croquis de la Fundación Museo Evaristo Valle

Un paseo por el jardín es muy agradable, incluso en pleno verano y primeras horas de una tarde soleada, por la sombra de los árboles maduros. Así fueron realizadas las imágenes de esta entrada, lo que no ayuda mucho con la luz, aunque da una idea de la belleza de lo expuesto. Si te gusta la escultura contemporánea, no te lo debes perder. El jardín se encuentra salpicado de muchas esculturas.

Entramos y disfrutamos de la vista de una amplia pradera.




Si continuamos por el paseo perimetral, nos acercamos a una zona con topiaria y de influencia francesa.











 En un lateral del edificio principal, se exhibe una colección de Bonsais.





Desde el salón interior, una joya todo el conjunto. Tenéis que venir a verlo, no sólo la colección de pintura es maravillosa, es el conjunto.










Avión de Carlos Cuenllas 





 



Gigias de Carmen del Castillo





Enlace: 
Web de la Fundación Museo Evaristo Valle

1 comentario:

  1. Qué maravilla de museo! Debe ser un placer recorrer ese jardín. El edificio parece un palacio de cuento de hadas.

    Gracias por compartirlo Llosona. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y dejar un comentario