martes, 7 de diciembre de 2010

Museo Sorolla (I) Madrid

Joaquín Sorolla Bastida nace en 1.963 en Valencia. Fallece en 1.923, dejando una gran obra pictórica y su casa con un jardín que él mismo habia creado. Su familia, a base de donaciones al estado español, fue dejando toda su obra para crear su propio museo.

El Museo Sorolla se encuentra en Madrid, a 10 minutos del centro neurálgico de la ciudad. Con un horario flexible y unas tarifas reducidas, incluso el jardín está abierto libremente al público.


El pintor de la luz y del costrumbrismo, a partir de 1.907 estudio y pintó muchos jardines, sobre todo de Andalucía (Los Reales Alcazares de Sevilla, la Alhambra de Granada,...) y paisajes de toda España.

En 1.910-1.911, construye su casa de Madrid. Lo diseña él mismo he impone su idea al arquitecto, Enrique María de Repullés. Podriamos decir que forma un collage con aquellas ideas y materiales que le gustan.



En la actualidad, la casa es el contenedor de su obra. Lo que la hace muy especial, pocas veces podemos ver y sentir exactamente lo mismo que su autor.
Al visitar este museo, iniciamos la visita por las tres salas que Sorolla construyo para recibir a sus compradores, para trabajar en los retratos posados o a solas... directamente desde el jardín. Admiramos parte de sus obras como él las coloco, vemos los muebles, los accesorios que usaba o le sirvieron de estudio, sus paletas y pinceles, fotos, parte de sus pequeños apuntes, ... su mundo. Lo mejorcito son muchisimas obras que habitualmente no ves en otros museos.

Otra parte de la casa, la zona que habitaba su querida familia, tiene una conservación variable. Mientrás las zonas comunes nobles (sala, comedor, ...) se encuentran casi como eran, la zona superior se ha convertido en salas modernas de exposición.
De toda la casa por el interior no tengo fotos, así que lo mejor es que lo visiteis vosotros mismos.

En esta entrada, recorremos el Jardín de Sorolla, de inspiración hispano-musulmán. Se encuentra diferenciado en 3 espacios diferentes, por escalones y columnas.

El original fue plantado a finales de 1.911. Se restauro por última vez en 1.987 y  1.990. Considerando que las condicciones lumínicas fueron cambiando. En la actualidad, se encuentra rodeado de altos edificios que distorsionan la luz que contemplo su creador original, por lo que algunas especies han tenido que renovarse.

El primer jardín, inspirado en "El Jardín de Troya" de los Reales Alcazares sevillanos, del que copio la parte inferior de la casa y la fuente central. Ya aparece en los primeros planos, como lo conocemos.

Un gran banco con azulejos de Triana y escudos se encuentra en el lateral, zona de paso de vehículos al garaje.



Un patio andaluz con una fuente central y rodeado de rosales.


Él lo pinto en sus lienzos posteriormente, como en " Fuente y rosal en Casa Sorolla"
Es una pena que las fotos se hicieron en invierno. Hay que volver en la primavera para ver los rosales con su floración, rodeando la fuente.

Fuente_rosal_Casa_Sorolla

La entrada de la casa a las zonas nobles, con columnas y un naranjo. En los Alcazares, existe un seto de naranjos en espaldera en un lateral, muy especial por poco visto. Sorolla, imagino ese naranjo delante de la fachada. ¿Cuál seria la razón? ¿la orientación del frutal? Si visitais el interior de la casa, vereis que las ventanas del comedor dan a esa vista del jardín. Sorolla pinto un fresco alrededor de toda la sala, una guirnalda de hojas y frutos valencianos, que sostienen los retratos de las mujeres de la casa, vestidas y peinadas de falleras. Ese naranjo completaba el fresco.




Como podeis ver, hizo una selección de materiales importante en los suelos y azulejos, piezas artesanales que adornan el jardín y la casa.

Existe también una inspiración italiana, renacentista, de donde surgen las columnas, relieves, esculturas de bronce,... que salpican el jardín.

En la siguiente entrada, continuamos en el resto de los jardines.

2 comentarios:

  1. Precioso este jardín...
    Sobretodo ese patio andaluz,y esos materiales tan tradicionales.
    No tengo ni idea, porque Sorolla pondría ese naranjo, pero yo me sentaría encantada en ese banco a desgutar el aroma...

    ResponderEliminar
  2. Es una joya. Mires al rincón que escojas, hay ese detalle artesanal insertado correctamente.
    Sentarse en el zaguan con las flores abiertas debe ser una gozada.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y dejar un comentario